Edificio de finales del siglo XIX

Se lleva a cabo una intervención total para reformar un piso en un edificio de finales del 1800.

La estructura original de madera se deja vista debido al buen estado que presentaba, únicamente se realizan intervenciones estructurales de pequeño calado en las zonas donde la madera se hallaba deteriorada.

Se eliminan alcobas para buscar espacios abiertos y se ubica la cocina en el centro de la vivienda, diseñándola de forma que sea una zona de paso pero que no se interfiera en su funcionamiento.

Los materiales elegidos buscan integrarse con la vivienda sin quitar el protagonismo de la casa . Se potencian los elementos estructurales de este piso recuperando muros de piedra, contraventanas de madera, pared de ladrillo y cualquier elemento antigüo en buen estado. También se rehabilitan carpinterías y entrevigados.

Los esfuerzos dedicados a esta vivienda han sido muchos cuidando cada detalle... diseño de chimenea, baños, mobiliario y decoración.

En este caso los clientes sabían muy bien lo que pretendían y se nota en el resultado que hace que esta sea una de las intervenciones de las que nos sentimos más contentos.